Viajar con tu mejor amigo en avión


Si alguna vez has pensado en viajar junto a tu mascota en avión, COAAMA te cuenta cómo hacerlo y te da los mejores consejos.

Al momento de viajar en avión primero debes elegir dónde llevar a tu mejor amigo, si en cabina contigo o en bodega junto al resto del equipaje. Para poder viajar en cabina junto a tu mascota, ésta debe pesar junto a su bolso de transporte, el cual debe ser de material blando, hasta 7kg. Perros o gatos que excedan el peso mencionado deberán viajar en bodega. Además, el precio por ir contigo en el vuelo es de 75 USD (alrededor de $50.000). Necesitarás reservar el cupo para tu mascota ya que solo pueden viajar dos animales de compañía por vuelo, por lo que te aconsejamos que apenas compres tu pasaje, reserves el de tu mascota. Para esto necesitarás llamar a Servicio al cliente de la línea aérea en la que viajes; el pago puede ser inmediatamente o al momento de embarcar. Además, deberás contar con un certificado del médico veterinario que atiende a tu mascota en la que certifique que está en perfectas condiciones y que puede viajar sin problemas. Este certificado debes pedírselo como máximo, diez días antes del vuelo.

Si tu mascota excede el límite de peso, como ya dijimos antes, debe ir en bodega. El precio dependerá de la suma del peso entre tu mascota y su canil. Lo mejor es que reserves el cupo de tu mascota lo antes posible, así nos evitamos alguno que otro mal rato antes de embarcar. Al contrario que en cabina, su caja transportadora deberá ser sólida y el animal debe tener una separación de 5 cm entre su lomo y el techo del transportador.

Cosas a considerar:

Tanto en cabina como en bodega, el animal debe ir con algún material absorbente para prevenir fugas en caso de que orine.

Hemos sabido de casos en que otros pasajeros no quieren viajar junto a un animal. Una vez comprado el pasaje de tu regalón, estás pagando por un servicio. No dejes que nadie pase por encima de tus derechos y los de tu mascota. Habla con personal del vuelo y exige que ellos resuelvan el problema.

Si tu viaje es con conexión, pagas (75 USD) por el viaje completo, o sea, por el destino final al que te diriges.

Otra cosa importante que debes tener en cuenta es que tu mascota no puede ir sedada. Si sabes que tu perro o gato es muy nervioso, temeroso o se estresa con facilidad, debes optar por realizar alguna terapia de relajación o aplicar algún producto que le ayude a ir más relajado ¡más adelante hablaremos de eso!

Para que tu amigo viaje tranquilo y sin la necesidad de aguantarse para hacer sus necesidades, lo mejor es que retires el agua y su alimento tres horas antes del viaje.

Días antes del vuelo, intenta darle snacks o algún alimento que le guste mucho (como alimento húmedo) dentro de su caja o bolso de transporte, de esta manera entenderá que éste es un sitio agradable y seguro y no asociará el transportador con algo negativo

UN VIAJE RELAJADO:

Como decíamos antes, si sabes o crees que tu mascota se estresará mucho durante el viaje, puedes optar por terapias con relajantes naturales como lo son Paz-pet o las Flores de Bach. Lo importante en este caso es comenzar con anticipación, puesto que es una terapia repetitiva de por lo menos 15 días. No notarás los cambios de manera inmediata.

Puedes optar por relajantes naturales de efecto inmediato. Estas pueden venir en formato de tableta (vía oral) o en pipeta ¡igual que las antipulgas! Una marca recomendable es Beaphar.

En caso de que viajes con un minino, Feliway puede ser tu salvación. Este producto es una feromona artificial que calma y relaja a los gatitos. Este está en formato de spray y difusor. En esta ocasión, necesitaremos el spray. Al menos unos 15 minutos antes de meter a tu felino en su transportador, rocía dos puf en el bolso o caja. También puedes rociarte un poco en las manos y luego acariciar para que tu gato vaya más relajado antes del vuelo.

Si viajas en cabina, puedes abrir el bolso para acariciar a tu regalón, pero este no debe salir. Puedes llevarle algún snack o algo rico (poca cantidad) para distraerlo o hacer más ameno su viaje.